Qué es un “Stop Debit” y cómo hacerlo

Compartir en WhatsApp
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Telegram
Copiar enlace

El stop debit es una herramienta bancaria que nos permite suspender los pagos automáticos. Gracias a ella, podemos detener el débito automático del pago de un servicio en nuestra cuenta o de la tarjeta de crédito en determinado mes.

Según lo que determina cada entidad financiera, el stop debit puede pedirse hasta un día antes de la fecha de débito automático. Es importante tener en cuenta que sólo funciona para la factura más próxima al momento en el que damos la orden y que el pago volverá a debitarse al mes siguiente, así como tampoco debemos olvidar que cada banco tiene sus tiempos de aplicación (por eso es fundamental que averigüemos cuáles son los plazos establecidos por la entidad con la que nos manejamos y en la cual queremos pedir el stop debit).

El stop debit consiste en un derecho que en Argentina tenemos todos los consumidores de productos y servicios financieros, de acuerdo con lo establecido por el Banco Central a través de su comunicación A 6148 (06.01.17). Todos debemos saber que, según la ley, los clientes de entidades bancarias tenemos derecho a pedirle a nuestro banco el stop debit, la desafectación, suspensión o baja de un servicio en el sistema de débito automático.

Requisitos para hacer un Stop Debit

  • Al igual que para adherir al débito automático, para suspenderlo o darlo de baja, para hacer un stop debit sólo se necesita autoridad expresa del titular de la cuenta
  • Debemos respetar las fechas y horario límite de nuestro banco para hacer esta operación. Es importante consultar con cada entidad. Los plazos para hacerlo en los principales bancos son los que detallamos a continuación:
    • Banco Ciudad: hasta 24 horas hábiles antes del vencimiento del pago
    • Banco Provincia: hasta 1 día antes del vencimiento del débito
    • Banco Galicia: hasta el mismo día del vencimiento (hasta las 20 horas)
    • Banco Macro: hasta un día antes de la fecha límite
    • Banco Santander: hasta el día anterior al cumplimiento de la fecha de pago
    • Banco ICBC: hasta el mismo día del vencimiento (hasta las 19 horas)
    • Banco BBVA: hasta un día antes de la fecha del débito automático
    • Banco HSBC: hasta 24 horas antes del día del vencimiento del pago
  • No es necesario informar por qué razón necesitamos hacer el stop debit, es nuestro derecho y no tenemos que justificar la causa
  • Según el caso, puede ser que nos pidan el CUIT del prestador

Cómo hacer Stop Debit en el Banco Nación

Cómo hacer un Stop Debit

Si bien, los pasos pueden variar de un banco a otro, los pasos para realizar un stop debit suelen ser similares en todas las entidades. Lo que haremos será evitar el pago automático para realizarlo de manera manual.

En primer lugar, ingresaremos a nuestro home banking y buscaremos la opción de pago de servicios. Allí, elegiremos el servicio para el cual queremos detener el pago y activaremos la opción “stop debit”. A continuación, recibiremos el comprobante de la operación.

Ahora bien, en cada banco hay distintos días y horarios topes para llevar a cabo esta operación. Por esta razón, es fundamental averiguar cuáles son los límites que fija la entidad con la que operamos. En algunas entidades, se puede habilitar hasta 48 horas antes del vencimiento del resumen de la tarjeta de crédito mientras que en otras se puede hacer stop debit el día del vencimiento. Y hasta hay bancos que nos permiten hacerlo hasta 10 días después de ingresada la orden. Asimismo, si no llegamos a tiempo a hacer el stop debit algunas entidades permiten revertir el pago realizado, para lo cual es ideal comunicarse directamente con la institución.

¿Es recomendable poner mis pagos en débito automático?

Poner nuestros pagos en débito automático puede ser muy cómodo, ya que no tenemos que estar recordando fechas de pago y evitamos acumular deudas por posibles olvidos. Puede ordenarnos y sacarnos un peso de encima. Si nuestro objetivo es simplificar nuestra agenda, es muy recomendable.

Sin embargo, también debemos tener presente que es importante controlar nuestros gastos y que eso se vuelve más difícil cuando tenemos todo en automático. En un contexto inflacionario como el que vivimos en la Argentina, algo que ocurre es que los servicios suben su tarifa frecuentemente y, si no estamos prestando atención, no nos daremos cuenta de que estamos gastando más dinero del que teníamos previsto.

Por eso, aunque descansemos en la comodidad del débito automático, es importante revisar nuestros resúmenes de cuenta de las tarjetas y las tarifas de los servicios para poder acudir a stop debit a tiempo, en caso de necesitarlo. Esto pueda darse por ejemplo cuando se nos juntan dos pagos en un resumen de tarjeta ¡o si corta antes de que cobremos nuestro salario y nos queda la fecha de débito automático muy a principios de mes! En esos casos, atención al stop debit porque podremos ganar unos días hasta contar con el dinero y realizar el pago unos días más tarde sin inconvenientes.

Preguntas frecuentes

¿Cuántas veces puedo solicitar un Stop Debit?

Podemos pedir un stop debit para que nuestro banco no haga el débito automático de nuestra factura más próxima, lo cual no implicará frenar el débito de las facturas en los meses siguientes. Atención que, si lo deseamos, también podemos gestionar la cancelación definitiva del débito de algún servicio en nuestra tarjeta de crédito, pero para ello deberemos comunicarnos con la tarjeta y tener a mano la factura cuyo pago queremos desafectar para brindarle la información necesaria al operador.

¿Cuándo debo pagar luego de hacer un Stop Debit?

Si realizamos el stop debit del pago del resumen de nuestra tarjeta de crédito y tenemos débito automático por el saldo total, no se realizará el débito del total incluyendo el pago mínimo. Si hacemos el stop debit y lo que tenemos en débito automático es el pago mínimo, no se realizará el débito del pago mínimo. En los dos casos, una vez que pedimos el stop debit, el pago del resumen queda bajo nuestra responsabilidad y deberemos gestionarlo de manera manual.

Es fundamental que consultemos con nuestro banco los intereses y punitorios porque tras unos días, los intereses empiezan a correr. Es recomendable consultar al banco para no pagar de más o al menos ya saber lo que nos espera.